domingo, 14 de enero de 2018

DASSAULT-BREGET Mirage V Mara – Matr. C-633 – Rufino, Santa Fe

DASSAULT-BREGET Mirage V Mara – Matr. C-633 – Rufino, Santa Fe







El domingo 13 de noviembre de 2016, el avión Mirage 5P "Mara", identificado por las antenas RWR en la parte superior del timón de cola, única y típica de los Mirage 5P, fue emplazado en la entrada del Aeroclub de la localidad de Rufino. Se trata de uno de los aviones adquiridos a Perú y modificado en el país a Mirage 5A "Mara” mediante el proyecto FAS-430.


Los Mirage 5, desarrollado por Avions Marcel Dassault a fines de los años ´60, son un derivado del Mirage III tras la solicitud Israelí de un cazabombardero de bajo costo y buena capacidad de carga de armamento. Similar al Mirage III pero con el morro alargado, tubo pitot por debajo de la nariz, conservaba los cañones DEFA de 30 mm con mayor capacidad de cartuchos y capaz de transportar hasta 4000 kg de armas suspendidas.

Israel adquiere un lote de 50 unidades. Pero no recibe los ejemplares, debido al embargo del gobierno de De Gaulle por aumento de la tensión en Medio Oriente a pesar de que estaban pagos. Estos aviones fueron entregados entre 1971 y 1974 a Ejército del Aire Francés, mientras que Israel desarrolló su propia versión, el Nesher, gracias a los planos de Mirage 5 obtenidos por la inteligencia hebrea.



Mirage 5F del Armee de l'Air. uno de los aviones israelíes embargados.

En la década del 60 la Fuerza Aérea del Perú decide adquirir 16 aviones Mirage 5P similares a los que habían sido diseñados para la Fuerza Aérea Israelí, convirtiéndose en la primera fuerza aérea sudamericana en operar estos aviones.

En marzo de 1969 seis pilotos peruanos arriban a la ciudad de París y luego a Dijon, donde se impartía el curso de ingeniería del avión Mirage. Dado que los aviones Miraje 5P todavía estaban en la fase de ensamblaje, el estudio de los procedimientos y sistemas, e inclusive el adiestramiento en vuelo se realizan sobre aviones Mirage IIIC franceses.

Mirage 5P matricula FAP-185, luciendo el esquema utilizado en Perú.

El retorno de los pilotos al Perú se realizó en el mes de julio de 1969, siendo asignados al Grupo Aéreo Mixto Numero 6, con sede en Chiclayo, en donde ya habían arribado por barco los dos primeros aviones Mirage 5P. El arribo de los dos aviones fue a través del puerto de Salaverry.

Terminado el ensamblaje de los dos aviones en la base de Chiclayo, un avión monoplaza y uno biplaza, se dio inicio a los vuelos de entrenamiento y a la instrucción de los nuevos pilotos que habían sido designados al Escuadrón Número 611. En la segunda quincena del mes de julio el Escuadrón Numero 611 recibe la orden de trasladar en vuelo a la ciudad de Lima. Este avión, ingresó al país en el segundo lote de aeronaves, fue matriculado como FAP-185. Una vez en Lima fueron recibidos por el alto mando de la Fuerza Aérea del Perú en mayo de 1969.


Un Mirage 5 de la Fuerza Aérea del Perú y las firmas de los pilotos que conformaron su escuadrón. 

El 23 de julio, día de la de la Fuerza Aérea del Perú, el entonces presidente de la república, Arquitecto Fernando Belaunde Terry en la ceremonia central en la Base Aérea de Las Palmas, hizo entrega al Ministro de Aeronáutica y este a su vez al Comandante General de la Fuerza Aérea de los aviones Mirage 5P, conformándose de esta manera como unidad de combate operativa, la primera en Latinoamérica en operar estos aviones.


Las operaciones militares con estos aviones que duraron 30 años, tuvieron su cúspide durante el conflicto bélico conocido como la guerra del Falso Paquisha, con el Ecuador en el año 1981. El Grupo Aéreo Nº 6 tenía la responsabilidad de garantizar la superioridad aérea local para darle seguridad a las operaciones aéreas que ejecutarían las unidades aéreas de la FAP, con los aviones A-37B y helicópteros MI-8 y Bell-212. Además, el Grupo Aéreo Nº 6 tenía la misión de mantenerse en alerta roja, con los pilotos sentados en los 18 aviones, desplegados en la configuración de ataque, para ejecutar con orden la misión establecida.


El Escuadrón Aéreo Nº 611 para la maniobra ofensiva y al Escuadrón Aéreo Nº 612 (Mirages 5P) para el plan sombrilla. A partir del día 28 de enero de 1981, se encontraban desde las 06:00 hasta las 18:45 horas, cuatro aviones Mirage en alerta en el aire sobre las áreas de operaciones en misiones de vigilancia. En todo momento había tres escuadrillas, con cuatro aviones cada una, que se alternaban de tal manera que habían cuatro aviones sobre la zona, cuatro aviones despegando para ascender en ruta al zona de operaciones, cuatro aviones descendiendo de la misma rumbo a Chiclayo para aterrizar y recargar, para luego decolar hacia la zona de operaciones.

Linea de vuelo de los Mirage 5P en Perú.

Un año después, en plena Guerra de Malvinas la Fuerza Aérea se encontraba soportado una gran cantidad de bajas en sus aeronaves de ataque, por lo cual el gobierno argentino aceptó la oferta que el gobierno Peruano había realizado en esos días. En la madrugada del 5 de junio de 1982, arriban a la VI Brigada Aérea de Tandil, provincia de Buenos Aires en vuelo directo desde La Joya, Arequipa, una escuadrilla de 10 Mirage 5P que operaban en los escuadrones de caza 611 y 612.

Esquema inicial utilizado por los M5 Mara en Argentina.

Estos Mirage eran los mejores aviones de combate que tenía la FAP y contaban con no muchas horas de vuelo y, a decir del jefe del Escuadrón 611, General Crovetto, (por entonces con el grado de mayor), estaban en óptimas condiciones operativas, con una respetable autonomía de vuelo gracias a sus tanques de combustible.


Era una operación militar secreta y, por ello mismo, ni siquiera los familiares de los pilotos peruanos se enteraron de que ellos volarían hacia Argentina llevando los aviones Mirage M5-P para participar, si las condiciones lo exigían, en la guerra por las islas Malvinas. Una vez despegados de La Joya, después de dejar su base de origen, Chiclayo, los Mirage M5-P adoptaro un nivel de vuelo de 33 mil pies, con los equipos de radio apagados, para evitar ser detectados por los radares bolivianos y, especialmente, por los chilenos que jugaban su partido a favor de la corona británica. Fue un vuelo por ruta de frontera a una velocidad promedio de 800 a 900 kilómetros por hora.


Las aeronaves fueron tripulados por los pilotos FAP Ernesto Lanao, César Gallo, Augusto Mengoni, Pedro Ávila, Gonzalo Tueros, Pedro Seabra, Mario Núñez del Arco, Marco Carranza, Augusto Barrantes y Rubén Mimbela. La mayoría de estos oficiales está hoy en el retiro y unos tres o cuatro siguen en su institución con el grado de general. Los Mirage fueron repintados con los emblemas argentinos celeste y blanco. Así volaron hacia Tandil, previa escala en Jujuy, en una travesía que duró cerca de tres horas.

Esquema utilizado en los últimos años de servicio de estos aviones.

Los aviones llegaron escoltados por un Lockheed L-100 también de la Fuerza Aérea Peruana, en cuya bodega llevaba parte de los equipos de mantenimiento y varias decenas de técnicos y mecánicos de aviación que debían instruir a los argentinos en todo lo relacionado con el funcionamiento de las naves y la utilización del armamento. Inmediatamente fueron matriculados con los códigos de los Dagger que habían sido derribados en las islas. Es así que el FAP-183 paso a ser reconocido en la Fuerza Aérea Argentina desde entonces como C-430, en reemplazo al Dagger que el 24 de mayo, cuando conformaba una escuadrilla que partió desde San Julián, y antes de arribar al objetivo fueron interceptados por una patrulla británica y en menos de cinco minutos son derribados junto a los Dagger C-410 y C-419. En el caso de este avión fue reconocido con la matrícula de la Fuerza Aérea Argentina C-433. Los misiles, obuses, bombas, municiones y tanques de combustible, viajaron posteriormente por otras vías.


La guerra finalizó sin que estos aviones entraran en combate debido a que la intensa preparación y acondicionamiento de las aeronaves para entrar en combate duró varios días. La incorporación de los diez Mirage 5P en la VI Brigada Aérea permitió recomponer nuevamente la flota de aviones a los niveles previos a la guerra. Los M-5P no fueron asignados a un nuevo escuadrón aéreo y fueron volados por los pilotos con mayor experiencia ya que existían ciertas diferencias entre este avión y el Dagger.

Se observa las antenas RWR en la parte superior del timón de cola, única y típica de los Mirage 5P Mara. 

El 13 de Noviembre de 1986 estos aparatos fueron desplegados y asignados oficialmente, en el marco de la Operación Caolín, al Escuadrón 10 de Caza con asiento en la X Brigada Aérea, en Río Gallegos, provincia de Santa Cruz, en el sur patagónico argentino, reemplazando a los Mirage IIICJ que pasaron a formar el escuadrón 55 dentro de la IV Brigada Aérea en la Provincia de Mendoza, y habían sido adquiridos en Israel después del Conflicto del Atlántico Sur.


En 1987 se lleva adelante el programa de actualización denominado FAS430 Mara, el mismo consistió en modificar la caja de control de armas, la instalación de una computadora para vuelo automático Canadian Marconi, radar doppler, sistema de navegación Omega, receptor de alerta de radar, radio altímetro, sistema programador de tiro y otras mejoras como la instalación de la proa de los Dagger, los trabajos fueron realizados por el Área Material de Rio Cuarto, y a medida que salían del taller fueron re-matriculados. En el caso de este avión en abril de 1988 recibió la matrícula C-633 y fue actualizado a Mara, entra en servicio nuevamente, en enero de 1991.


El 11 de junio de 1988 sufrió un accidente sin graves consecuencias al arribar a su base de asiento, la Base Aérea Militar Tandil luego de realizar un rutinario vuelo de adiestramiento.
Finalmente fue desprogramado en Marzo de 2012, siendo preservado en Rosario del Tala. El resto de los pocos aviones Mirage que aun permanecías en servicio fueron desprogramados definitivamente a finales de 2015.

La nariz de este avión corresponde a un Mirage Finger; destacándose el largo tubo pitot, único en este modelo.

La Fuerza Aérea Argentina donó especialmente en comodato este avión Mirage, el cual fue emplazado en la entrada del Aeroclub "Comodoro Jorge N. Barrionuevo" (veterano de la Guerra del Atlántico Sur), que se encuentra sobre la ruta nacional Nº 7, km 423.

Se observa la ausencia de antenas RWR laterales típica en los Mara.

El emplazamiento fue llevado a cabo gracias al esfuerzo y trabajo de la Comisión Directiva del Aero Club, del personal del Área Material Rio IV de la Fuerza Aérea Argentina y la colaboración de la Cooperativa Eléctrica de la ciudad.


Los alumnos de la Escuela Técnica de Rufino, junto con sus profesores fueron los encargados de los trabajos en el caño que servirá de columna principal donde se emplazará el avión.


El domingo 13 de noviembre de 2016, el Jefe de la Guarnición Aérea Rosario y Director del Liceo Aeronáutico Militar (LAM), Comodoro Carlos Chanda, en representación del jefe de Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, participó de la inauguración del monumento a los “Ex Combatientes, Héroes de Malvinas” de la localidad santafesina de Rufino y zonas aledañas.


En la ceremonia estuvieron presentes veteranos de Guerra de Malvinas de la zona, autoridades del ámbito municipal, integrantes del aeroclub y público en general. También contó con la participación de la Banda Militar de Música “Cabo Teodoro Fels”, perteneciente al establecimiento educativo.











Crédito de las imágenes aquí presentadas a quien corresponda. Por favor comenten acreditándose las mismas. Gracias.





No hay comentarios:

Publicar un comentario